• Primogénito del archiduque de Rosaria. Aunque todos esperaban que heredara las llamas del Fénix para convertirse en su Dominante, el destino elige a su hermano Joshua para desempeñar tal papel. Desprovisto del favor de sus congéneres, se somete a un duro entrenamiento para dominar el arte de la espada. Todo su esfuerzo se ve recompensado cuando, a los quince años, se alza con la victoria en el torneo ducal y consigue ser investido guarda mayor, responsable de la protección del Fénix y beneficiario de su bendición, que permite a Clive usar parte de su poder. Sin embargo, sus aspiraciones se ven frustradas tras la tragedia desencadenada por el misterioso eikon oscuro, Ifrit, a quien jura venganza.

  • Segundo hijo del archiduque y Dominante de Fénix. Es un chico de diez años débil y enfermizo que prefiere los libros a la espada, por lo que cree que Clive, mucho más fuerte e intrépido, es quien debió haber heredado los poderes del eikon. Benévolo y risueño, su noble estirpe no le supone impedimento alguno para tratar a todos los habitantes de Rosaria como iguales. Odia las zanahorias y adora a su hermano. Al igual que él, se ve envuelto en el trágico suceso que cambiará la vida de Clive para siempre.

  • Nacida en los territorios del norte, es una chica de doce años que fue enviada a Rosaria como garante de paz entre ambas regiones. El archiduque insistió en que creciera con sus hijos, a quienes ahora trata como si fueran sus hermanos. Cortés y de carácter afable, Jill ha demostrado ser la mejor confidente de Clive y Joshua.